La Electroestimulación Global en Fisioterapia para la Rehabilitación

|

La electroestimulación global en fisioterapia para la rehabilitación es cada día más valorada y efectiva debido a sus grandes beneficios, aunque todavía se utiliza poco por el desconocimiento que hay.

En los servicios de fisioterapia y rehabilitación actualmente y desde hace muchos años, se utiliza la electroestimulación local. En la electroestimulación local se potencia exclusivamente un grupo muscular determinado, dejando el resto sin compensar.

En muchos casos la patología que llega a los centros de fisioterapia y rehabilitación debería tratarse de forma más global y holística, y la electroestimulación global es una gran herramienta de trabajo.

Ejemplos de aplicación de electroestimulación global en rehabilitación

Vamos a poner algún ejemplo práctico para que se entienda bien el concepto.

Ejemplo 1: Electroestimulación aplicada a la lumbalgia

Paciente que padece episodios de lumbalgia, ya sea por causa de hernias discales, protusiones, procesos degenerativos o déficit muscular, entre otros. Por la experiencia de muchos años de consulta, aparte de hacer un tratamiento analgésico con las diferentes herramientas que existen en el mercado de la fisioterapia (como Tens, magneto-terapia, laser-terapia, diatermia, etc), el punto más importante para recuperarse y no tener recaídas es tener los grupos musculares fuertes y elásticos.

Añadiendo la electroestimulación global al proceso de recuperación haremos que esta rehabilitación sea mucho más rápida y efectiva. En media hora trabajaremos, con la intensidad que nos interese y SIN CARGA ARTICULAR, los músculos abdominales, lumbares, glúteos y lumbares.

Todos estos grupos musculares darán estabilidad a la columna lumbar haciéndola mucho más estable. Cuando el músculo está fuerte la articulación no sufre y, en consecuencia, hay menos desgaste articular, o sea menos artrosis y menos procesos inflamatorios.

Haciendo la electroestimulación global 30 minutos cada 4 días es suficiente (VIDEO Rutina para Reforzar la Zona Lumbar Abdominal ). Esto es así ya que el trabajo que se realiza es intenso y el cuerpo está dos o tres días trabajando para recuperar esas fibras musculares del esfuerzo hecho. Esto también implica un aumento del metabolismo y, dicho de paso, ayuda a perder peso. Que en muchos casos es fundamental para no sobrecargar las articulaciones.

 

Ejemplo 2: Aplicación de la Electroestimulación global en fractura en extremidad inferior

 

Otro ejemplo muy ilustrativo: Paciente que ha sufrido una fractura de algún hueso de la extremidad inferior, está operado de los ligamentos cruzados de la rodilla, le han puesto una prótesis de cadera o rodilla, etc.

Este tipo de pacientes deben estar sin poder apoyar la extremidad al suelo durante un periodo de tiempo y haciendo fisioterapia y rehabilitación muy conservadora durante las primeras semanas. La electroestimulación global ayuda a estos pacientes de manera espectacular.

Los pacientes pueden trabajar sin carga y sin tener que apoyar la extremidad de forma muy efectiva. Se ha de tener en cuenta que, cuando la masa muscular no se utiliza, ésta se pierde a marchas forzadas.  La electroestimulación global permite poder ejercitar los músculos estando en posición estirada o sentada. Se podrá trabajar toda la musculatura del cuerpo a la vez, cosa muy interesante para este tipo de pacientes. Con ello se conseguirán 2 cosas: una rehabilitación mucho más rápida y efectiva y llegar al final del proceso de rehabilitación con la musculatura más tonificada de forma global, y no solo la zona de la lesión.

 

La aplicación de la electroestimulación global mejora el proceso de rehabilitación

 

Hemos expuesto dos ejemplos de cómo aplicar la electroestimulación global o integral con equipos como Active en lesiones concretas, pero esto se puede extrapolar a infinidad de lesiones y procesos de rehabilitación al igual que puede prevenir procesos degenerativos. Los centros de fisioterapia pueden ofrecer a sus pacientes este tipo de tecnología y de este modo mejorar la calidad del servicio.

 

Por Francesc Fraile, Fisioterapeuta y Osteópata